Que es la violencia obstetrica

Historias de violencia obstétrica

revisión bibliográfica integradora de 24 publicaciones indexadas en el Cumulative Index to Nursing and Allied Health Literature, Medical Literature Analysis and Retrieval System Online, SciVerse Scopus, Web of Science y la Scientific Electronic Library Online y Virtual Health Library.

las publicaciones se intensifican a partir de 2015 y presentan diseños metodológicos de carácter cuantitativo y cualitativo. En la discusión, primero se aborda el concepto de violencia obstétrica y sus diferentes formas de ocurrencia en la atención. Luego, se presentan las interfaces del fenómeno con reflexiones relacionadas con la concepción de género, los diferentes actores involucrados, la institucionalización y la invisibilidad y banalización del evento. Finalmente, se presentan las estrategias para combatir el problema a través de la formación académica, la sensibilización de las mujeres, las propuestas de movilización social y la creación de políticas públicas y leyes.

La violencia obstétrica retrata una violación de los derechos humanos y un grave problema de salud pública y se revela en forma de actos negligentes, imprudentes, omisivos, discriminatorios e irrespetuosos practicados por los profesionales de la salud y legitimados por las relaciones simbólicas de poder que naturalizan y banalizan su ocurrencia.

Violencia obstétrica en los Estados Unidos

Existen varios estudios en todo el mundo que intentan explorar los componentes del RMC durante el parto y el nacimiento desde la perspectiva de las parturientas y de los proveedores. Estos componentes generalmente incluyen proporcionar una atención segura y oportuna, fomentar las interacciones positivas entre las parteras y las mujeres, proteger la confidencialidad, mantener un papel activo en el proceso de parto, obtener el consentimiento de las mujeres antes de realizar los procedimientos, proporcionar información sobre los procedimientos a las mujeres, respetar la privacidad de las pacientes y promover la libertad de elección en lo que respecta a la posición para el parto y el nacimiento [8-12]. Desde la perspectiva de las parturientas, un componente esencial para mejorar la calidad de la atención y la satisfacción del parto es el comportamiento respetuoso de los proveedores. Esto se está convirtiendo en un indicador crítico de la atención sanitaria materna [13].

Leer más  Qué es un carcinoma

Irán tiene buenos indicadores de salud materna y ha alcanzado las metas del quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM), el de mejorar la salud materna [14]. Alrededor de un millón de mujeres dan a luz cada año en Irán, y el 96% de los partos tienen lugar en centros sanitarios y el 97% son atendidos por personal cualificado [15]. Aunque el respeto a las parturientas está recogido en las Directrices Nacionales para el Parto Normal de Irán, no se han abordado con claridad las estrategias y los indicadores para aplicar el RMC [16]. A pesar de la adopción de una Carta de Derechos de las Madres en 2003 [17], un estudio de Irán informó de que la calidad de la atención al parto no es la deseable, incluidos los grupos de apoyo, la atención oportuna, la prevención y detección rápidas, la continuidad del servicio, el respeto, la seguridad, el acceso y las instalaciones básicas [18]. El propósito de este estudio cualitativo era proporcionar una visión de las perspectivas de las matronas iraníes sobre el RMC durante el parto en hospitales no docentes de Teherán.

Cómo prevenir la violencia obstétrica

A lo largo de su embarazo, la mujer necesita una atención sanitaria de calidad y un apoyo digno que la ayude a superar la intensa experiencia de la maternidad.    Aunque esta afirmación parece lógica y sencilla, la evidencia demuestra que hay muchos casos en los que a las mujeres no sólo se les niega el acceso a una atención médica de buena calidad, sino que además son tratadas de forma inhumana por los proveedores de servicios.

Leer más  Funcion de las articulaciones

La violencia obstétrica es un tipo específico de violación de los derechos de las mujeres, incluidos los derechos a la igualdad, a no ser discriminadas, a la información, a la integridad, a la salud y a la autonomía reproductiva. Se produce tanto en la práctica médica pública como en la privada durante la atención sanitaria relacionada con el embarazo, el parto y el posparto, y constituye un contexto multifactorial de violencia institucional y de género[1].

La violencia obstétrica se produce en una intersección entre la violencia institucional y la violencia contra las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto y se produce tanto en la práctica médica pública como en la privada.

Abuso durante el parto

El maltrato durante el parto (o violencia obstétrica) es el maltrato de la mujer durante el parto en forma de negligencia, abuso físico y/o falta de respeto. Este trato se considera una forma de violencia contra la mujer y una violación de sus derechos. Es un problema recurrente en los centros de todo el mundo, según estudios de la Organización Mundial de la Salud, y puede tener graves consecuencias para la madre y el niño. En concreto, los malos tratos durante el parto pueden impedir que las mujeres busquen atención prenatal y utilicen otros servicios sanitarios en el futuro[1].

Otros ejemplos de maltrato durante el parto son la atención no consentida, la atención no confidencial, la atención no digna, la discriminación, el abandono de la atención y la detención en centros[2] Las adolescentes, las mujeres solteras, las mujeres de bajo nivel socioeconómico, las mujeres migrantes, las mujeres infectadas por el VIH y las mujeres de minorías étnicas corren un mayor riesgo de sufrir maltrato durante el parto[1].

Leer más  Aceite de girasol o de oliva

La Organización Mundial de la Salud señala que el maltrato durante el parto aún no se ha definido ni medido de forma concluyente y científica. Sin embargo, el maltrato durante el parto se define generalmente como un trato negligente, físicamente abusivo y/o irrespetuoso por parte de los profesionales sanitarios hacia las pacientes que dan a luz. Este maltrato se considera una violación de los derechos humanos de la mujer[1].